Lo chido del lenguaje

“Mi razón de ser es mantener el lenguaje”- Carlos Fuentes, extraordinario autor mexicano.

 

Aparece un payaso contando chistes dentro de un programa televisivo visto por mas de 5 millones de personas. Manolo, adolescente de 15 años, era uno de esos cientos de personas que miraban aquel programa por la limitada variedad de programas. Un payaso que después de contar un chiste ,decía: “Ya ya mucho show” manteniendo una sonrisa astuciamente falsa. Manolo pensaba que era “cool” ver ese programa porque los demás compañeritos de la escuela también lo veían. Era obvio, entre alabar al payaso o ver las noticias, la cual estaban llenas de acontecimientos sangrientas, terribles y corruptas. Que preferirías?. Exacto, hablo de esa limitancia de ambiente a progresar. Exacto, hablo del poder de tergiversar el contenido por medio de televisoras u otro medio. Exacto, hablo de hipnotizar a personas a jugar de una manera y nada más. Exacto, exacto y exacto.
 Al cumplir los 19 años, Manolo emprende su camino de estudiar ingeniería, su mayor pasión, su sueño. Conoce como se definen los estatutos para llevar un promedio bastante superior al promedio de la gente en la misma aula. Desarrolla una nueva forma de pensar, no precisamente por TV, familia, periódicos, etc.; sino por las personas con quien interactuaba cotidianamente dentro de su carrera ingenieril. Se divierte al conocer por primera vez el amor, sin que fuera la cuarta vez. Juguetea con el conocimiento, encestando caminos no ganados. Platica con la experiencia y le dice que debe hacer, sin saber el porqué. Huele el tiempo, cronometrando su partida.
 Pasando el tiempo, Manolo empezó adquirir diferentes habilidades que lo llevasen a obtener un personalidad fija. Esa personalidad que aparenta una bola de nieve, que cada vez que rueda empieza a agrandarse más y más hasta que se detiene las condiciones de clima ideal. Y esta tiene una serie de variables que la ayudan a formar, como la nieve de actitud, la nieve de emociones, la nieve de los pensamientos, la nieve del lenguaje, etc. Sin embargo, una de las mas importantes nieves es el lenguaje. Esa nieve, en primera instancia refleja la imagen de una persona, en este caso Manolo.
 El lenguaje que obtuvo Manolo durante toda su infancia hasta su estado actual, fue totalmente carente de valor, dado que las palabras que comúnmente balbuceaba en su alrededor eran palabras subjetivas y coloquiales, que casualmente mencionaba aquel payaso detractor.
Las palabras que tiene una lengua son extensas. El empleo depende de como vivamos en nuestro entorno. Para Manolo, quizás fue estrecho el camino en su adolescencia pero al entrar a la universidad descubrió que podría incorporar una tonelada de palabras más. Siempre me eh preguntado: que hubiera pasado si no existiera la TV? Tuviéramos mayor vocabulario en nuestras conversaciones cotidianas? Si es así, el sentido de conocer mas palabras es por la lectura de diccionarios. Entonces, tuviéramos mas lectores?.
 El mundo de la lectura es un debate completo, que me gustaría dejarlo para después. Pero, hablemos de la novela de “El silenciero“, de Antonio Di Benedetto. Una historia donde el lenguaje creativo predomina a su máximo esplendor. Ejecuta sus reflexiones , a partir de una suposición de no-lectura la cual desencadena una serie de emociones en su propio vocabulario. Transmitir comunicación efectiva es la esencia del lenguaje.
 A lo largo de los últimos meses, eh descubierto que el lenguaje es un medio poderoso para manifestar las ideas de una forma transparente y racional. Pienso que debe dársele el valor adecuado para expresarse correctamente. Es decir, evitar palabras incongruentes, muletillas, redundancias , bajos o altos decibeles de sonido de voz, pausas inesperadas, etc.
 Tuve la oportunidad de platicar con un conocedor sobre el tema, Jaime Domenech, la cual recomiendo que le echen un vistazo a su blog. Me atrajo su forma de escribir en cada articulo de su pagina, su curiosidad de poder mejorar su expresión y sus practicas de oratoria. Muchas veces nos quedamos atrapados en la jerga que utiliza nuestro alrededor, menospreciando la esencia de la lengua. Recomiendo que visiten el blog, variedad de artículos relacionados al uso del lenguaje. Cada uno de nosotros pone los límites de hasta dónde queremos aprender, cada uno de nosotros sabe hasta dónde exigirse
Pienso que la oratoria debe ser respetada mediante un lenguaje abundante y divertido. Es por eso que hoy les escribo este articulo, porque hay muchos manolos y manolas afuera que no saben en las circunstancias que se encuentran. Vamos!? no me gustaría que me cargue el payaso y menos enfrente de millones. Hahaha Ya ya mucho show.
©  Lázaro Quintanilla Salinas

Deja un comentario