La nausea

 

Comprendo muy bien que he ido demasiado lejos. Supongo que uno no puede prever los inconvenientes de la soledad.

 

El ser mas escrupuloso o mas instruido te vuelve mas antagónico? una pregunta da una y otra vez por mi cabeza. Pensar en dejar los libros, estudios, electrónicos, y empezar actuar conforme a los demás. Es el tema que plantea el escritor Sartre, en su libro “La Nausea” a través del personaje principal Roquetin. Donde por medio de un diario logra expresar lo que aquejaba, como amores, ilusiones, experiencias y conversaciones. El protagonista sufre dado que se siente alejado de la sociedad o grupo social, ya que trae consigo debilidades inherentes a la existencia. El hecho del formar parte de la misma nos hace mantener un comportamiento establecido, seguir ciertas leyes, así también como mantener una rutina, de esta forma cada día se convierte en una debilidad, en hábitos que no se pueden alterar, en vidas monótonas.

El termino se deja complementar fácilmente en lo que vivimos día a día. Muchos de nosotros quizás hayan contando el dicho: ” No hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti” . Esa frase representa “La nausea”, por ejemplo si tu ves resentida a la gente de tu alrededor , uno mismo es lo que lo genera. Así mismo, si tu ves felices a los de tu alrededor, también es porque uno la produce. Evidentemente, somos un conjunto de experiencias y actuamos desde ellas. El ser y tiempo. La nausea no es mas que un simple espejo de como uno vive la realidad desde la mirada hacia al mundo, otros y si mismo.

Todo es gratuito, este jardín, esta ciudad, incluso yo, cuando nos damos cuenta de ello nos cae como una piedra sobre el corazón y todo se pone a flotar: He aquí la Nausea

En general, la obra de Sartre refleja un padecimiento que un hombre culto pueda obtener. El autor mismo. Además, la forma en como lo describe es fenomenal, dado que cuida muy bien los matices y contextos en cada situación. La libertad es una decisión que se toma, no te dejes otros la tomen por ti.

Enero 2016, © Lazaro Quintanilla Salinas

Comments are closed.