La Locura

 

La locura no se puede encontrar en estado salvaje. La locura no existe sino en una sociedad, ella no existe por fuera de las formas de la sensibilidad que la aíslan y de las formas de repulsión que la excluyen o la capturan

 

 

Estamos locos, al decirle a un individuo que lo es. Pero pensemos, quien definió la locura? y porque se le tiene que etiquetar a las personas ? son las preguntas que tratare de analizar en este articulo. A si mismo, hare una pequeña descripción de lo que eh investigado acerca de la locura desde sus comienzos hasta lo que percibimos en la actualidad.

Unos de los trabajos que me llamo la atención fue del francés Michel Foucault, el cual estudio desde la época la clásica. Interpretando su obra en base experiencia de encierro, creaciones de hospital general y las percepciones masivas de como ven al loco, de comprender al loco. Evidentemente, existe una variable que es la que define el juego: la psicología. De tal manera que, la estructura en que se encuentra el sistema del hombre se torna en un papel importante. Los hombres son los que están sometidos en esta, y no a la inversa. La historia de la misma locura se va puliendo bajo un marco propio. En los primeros años , se les llamaba locos a las personas que tuvieran lepra, por lo que enfermedades dañinas y la encarnación del mal se relacionaba con la locura. A pesar de que los argumentos de la locura en la edad media fueran poco racionales, fueron los que iniciaron la evolución.

 

Con el pasar de los años, la locura se encontraba en transición basado en un sistema con diferentes manifestaciones que esta sometida en acontecimientos históricos. Después de que se termina la lepra gracias a las Cruzadas cuando estratégicamente Occidente, cierra la frontera con el Oriente. Por lo que el “hombre normal” del occidente observa diferencias con todo lo oriental y se genera una contingencia de autodefensa con la finalidad de encontrar una identidad cuerda.

 

En la actualidad, la locura se ve claramente marcado por los aspectos mentales. Sin embargo, que nos hace pensar que lo que estamos haciendo la mayoría de la gente es “normal” y no “loco”. Es ahí, donde surge la incongruencia. Pienso que el loco no debería de ser etiquetado como tal, existen realidades y distintos pensamientos que acaparan las mentes de la gente. Consecuentemente, los hechos son los que marcan nuestra conducta bajo un esquema de leyes morales y principios, no de carencias mentales. Llámame loco que me encuentro dentro de la locura, termino simple para toda persona que carece de propio juicio mental.

 

Enero 2016, © Lazaro Quintanilla Salinas

Comments are closed.