Big Bang

“Quizás ya pase por un mal momento, pero se que tengo que vivir por más malos instantes”. Lou Gehrig, famoso jugador estadounidense de béisbol que falleció debido a enfermedad degenerativa.
¿En realidad, que estamos haciendo con el tiempo? Probablemente, una de las preguntas que me ha llevado reflexionar últimamente. A lo largo de mi vida, muchas personas han tenido gran influencia en mi modo de pensar, menospreciando los genes y el ambiente pienso que el factor tiempo es la clave de ello. El tiempo es uno de las variables más importantes en este planeta, ya que de lo contrario no estaría escribiendo en este blog tan hermoso. Además, de ser recurso finito es impreciso y hasta el momento imposible de controlar. Qué pasaría si me dieran 20, 200,2000,… minutos de mi pasado? Estaría haciendo lo que estoy haciendo ahora mismo?.
La pregunta va más allá de la respuesta, porque existe una infinidad de factores que afectan. Aunque estamos trabajando por 50 horas a la semana (tiempo completo en México), desaprovechamos nuestro tiempo; porque además de que no todos tenemos alta productividad dentro de ese periodo de tiempo, en un futuro las 50 horas se reducirán a 40,30,.. por la tecnología.  Y eso lo estamos viendo en países desarrollados, donde su economía se rige a través del conocimiento, no del esfuerzo energético.
Me di a la tarea de buscar la propuesta del hombre con mayor conocimiento acerca del tiempo. Me encontré con el libro A Brief History of Time, escrito por el físico británico Stephen Hawking. Un libro interesante donde formula una serie de cuestiones que el hombre promedio es imprescindible de responder. Al ver el nombre del autor, me sorprendí porque sabía quién era, pero no sabía que se había dedicado toda su vida a la investigación acerca del tiempo. Irónicamente, la primera excusa que se me vino a la mente fue por falta de tiempo. Al adentrarme un poco en el científico, su vida le cambio en un par de segundos al diagnosticarle una enfermedad motoneuronal llamada comúnmente como Lou Gehrig. No es la primera vez que escucho esa enfermedad, dado que uno de los dichosos influyentes de mi vida la contrajo.
El Dr. Hawking,a través de un lenguaje científico, explica la teoría de los agujeros negros. Aunque parezca fumado de hierbas calificadas como ilegales en nuestro régimen político, los agujeros negros son puntos infinitesimales que causaron la formación de las galaxias. Me explico, lo que controla a nuestro planeta son otros factores externos asociados a la infinita posición. Si actualmente, nuestra mayor escala decimal utilizada industrialmente es la nano escala, imagínense ir mas allá.Como por ejemplo, los dispositivos de aspersión de agua con menor tamaño de partícula, jugos naturales fortificados con vitaminas en partículas invisibles al ojo humano, recubrimientos de carro, dosis de medicina, etc. La analogía conforme al tiempo, sería la rapidez en que transfiere información hacia el cerebro, velocidad de contracción del torrente sanguíneo, tiempo de ejecutar acciones.
No les sorprenda ver el prefijo pico en los siguientes años, la tecnología nos está rebasando rápidamente que dejaremos de ver los nano. Imaginar que si pudiéramos controlar nuestra rapidez de transmitir información al cerebro en forma más rápida, si redujéramos los cuellos de botella en la vida cotidiana, si viviéramos más.
Los primeros años de mi vida, el tiempo fue algo que paso a segundo plano. De manera consiente, no sabía que estaba pasando por un proceso de evolución en el que desperdiciaba largos tramos de tiempo sin finalidad alguna. Análogamente, es como si fuera jugar ajedrez miles de veces, sin saber jugarlo todavía. Los mismos actos, los mismos parámetros, las mismas decisiones. En el pasado se lo pudo haber atribuido al ambiente familiar en el que vivimos, sin embargo con la era de la tecnología pienso que es diferente. Es decir, pude haber pasado noches enteras viendo documentales por TV, computador u otro medio para obtener nuevos conocimientos que a la postre nos tomaría menos tiempo en tomar decisiones.
En ocasiones, he tenido el sueño de poder vivir a un ritmo de mucha velocidad. Donde pudiera moverme de una forma más rápida al promedio para ganar competencias de atletismo. Pudiera pensar más rápido para ganar un nobel. Observar correr el mundo lento, sabiendo que nuestro cuerpo vive a microsegundos no a minutos. Generar la ecuación de mayor velocidad + menor tiempo = mi normalidad.
La vida cambia en menos de segundos. Somos seres humanos que estamos expuestos a cualquier condición. El tiempo es una medida que regula los acontecimientos históricos del pasado. Si actuáramos a la velocidad de la luz conforme al mismo tiempo actual, no cabe duda que tendríamos mayor longevidad. Sin embargo, esa perspicacia es carente de valor en la actualidad. Que pasa por la cabeza de la gente? Si supiera que estoy con malas calificaciones en matemáticas, crees que con más tiempo de aprendizaje pudiera obtener mayor calificación. Si supiera que tengo cáncer por herencia genética, crees que se pudiera eliminar si tuviera más tiempo de pensar sobre ello. Si viviera envuelto en el cristianismo, crees que con el tiempo supiera con exactitud cómo se creó.
Gracias al tiempo, puedo decir que tuve las calificaciones anheladas para aplicar a programas de intercambio. Gracias al tiempo, pude haber conocido gente de otras culturas, otros idiomas, otras formas de vivir. Gracias al tiempo, aprendí a tomar decisiones y valorar cada momento.
Los cambios en la vida pasan en picosegundos que la mayoría de ellos nunca nos damos cuenta que ya actuaron. Mi forma de sobrellevarlo, es jugando con las reglas impuestas y con los recursos disponibles. Automatización, administración del tiempo y ejecución son términos de oro que deben estar ilustrados en los fondos de pantalla del computador. Porque sin ellos, la vida se vuelve normal.

 

Enero 2015, ©  Lázaro Quintanilla Salinas

Deja un comentario